top of page

Día del sommelier: los entretelones de una profesión apasionante


No solo se trata de saber cuál es el mejor vino para cada ocasión. A continuación, tres sommeliers nos cuentan la trama que se esconde en el trabajo diario de estos comunicadores de experiencias.

Gabriel Vanella


La figura del sommelier es clave para una industria que quizás hoy, más que nunca, necesita establecer contacto con el consumidor. No solo para que este conozca todo lo que encierra una botella, sino además, para que la industria conozca el perfil de quién consume su producto.

Todos los 3 de junio, se celebra en todo el mundo, el Día del Sommelier. La selección del día no es caprichosa, ya que se estableció en conmemoración a la creación de la Association de la Sommellerie Internationale (ASI) en el año 1969.

Si bien se los asocia mucho al vino, esta profesión es bastante más amplia y abarcativa ya que el sommelier suele encargarse de muchas más cosas de las que popularmente se piensa.


A continuación, tres profesionales Sommeliers, cuentan algunos entretelones de todo lo que pasó, antes de que el consumidor, se siente en un restaurante y se prepare para deleitar sus sentidos.


“En realidad la sommeliería es una carrera donde uno estudia todas las bebidas que hay dentro de la carta de un restaurante, los tragos, la coctelería, los destilados, las aguas, los tés, los cafés, los vinos, las cervezas, todo lo que uno podría ofrecer en la carta de un restaurante. Conocemos sus procesos productivos, su historia y todo lo que tiene que ver con esos productos para poder comunicarlos y para poder armar una carta coherente con la propuesta de platos o la propuesta que quiere hacer el dueño de ese emprendimiento o el chef de ese restaurante”, explica la sommelier internacional Marisol de la Fuente, que además es Licenciada en Marketing Estratégico y Comunicadora Social.


Marisol de la Fuente, sommelier, Lic. en Marketing y Comunicadora. - Foto: Gentileza

El abanico comienza a abrirse y claro, no todo es degustar bebidas espirituosas, vinos y maridajes, existe un entramado complejo y apasionante en la tarea diaria de estos expertos comunicadores de placeres.


“Hay momentos que nadie ve, por ejemplo un Sommelier que hace eventos, existe toda una organización, la “mise en place”, el coordinar con todo el equipo, el tener todas las copas impecables, cómo son los “timings”, la temperatura, el descorche, que no se rompan los corchos, que no se rompan las botellas, que no se rompan copas, coordinar con el servicio de la cocina, coordinar con el servicio de la gastronomía, para que salga todo impecable”, explica Rodrigo Khon, sommelier mendocino que trabajó en los hoteles Hyatt e Intercontinental, fue Head Sommelier de Espacio Trapiche y Estación 83 y además es parte de la organización y gestión de grandes eventos como Wine Expo y Premium Tasting.


Y claro, no solo se vive catando vinos y bebidas de lujo: “Uno de los mitos que me gustaría derribar es el de que los sommeliers solo nos dedicamos  a catar vinos y bebidas de lujo. Si bien la cata es una parte importante de nuestro trabajo, también lo es comunicar el vino, asesorar a los clientes en la elección de vinos que se adapten a sus gustos y presupuestos, la gestión de la cava  de un restaurante y el diseño de cartas entre otras cosas”, cuenta Lorena Rodas, Sommelier y creadora del Calchaquí Wine Tasting (CWT).

Lorena Rodas - Sommelier Internacional.


Aclarado el panorama, vamos a lo que más se disfruta de esta profesión, tan importante para el mundo de la gastronomía, la industria del vino y las bebidas espirituosas.

“Lo que más disfruto de ser sommelier es la oportunidad de explorar y descubrir la diversidad de aromas, sabores y regiones que el mundo del vino ofrece. Me encanta compartir mi pasión por el mundo del vino con la familia, con mi papá y mi tío especialmente, con amigos  y poder guiar  a las personas a encontrar el vino para cada ocasión”, cuenta Rodas.


También Kohn, en un sentido similar disfruta del poder comunicar un producto en todas sus dimensiones. “Poder transmitir de una manera sencilla, amena, con palabras súper claras, la comunicación de los productos en general, no solo de vino. Y también poder transmitir momentos, sensaciones, tratar de hacer un anclaje emocional en cada una de las explicaciones de cada uno de los vinos, de las espirituosas y demás. Poder mostrar un poco a la gente que está detrás de cada una de esas botellas, quiénes fueron, qué los llevó a hacer ese proyecto en lugares inhóspitos o con pocos recursos y sacar un gran producto de gran calidad”.


Comunicar, asesorar, maridar, conocer, preparar, son las palabras que se repiten y rodean el mundo de los sommeliers y expanden la perspectiva de cuál es la tarea de ellos en un mercado en donde cada vez hay más productos y más opciones en lo que a gastronomía se refiere.


“El perfil del sommelier ha cambiado. Nació como esa persona, ese recomendador del restaurante, para poder vender vinos, para poder comunicar vinos, y para hacer el nexo entre la bodega y los consumidores, so sigue siendo un sommelier, pero hoy, creo que la sommeliería salió de los restaurantes, hoy los sommeliers son parte de las bodegas en distintas posiciones, o como en mi caso, son comunicadores”, explica Marisol de la Fuente.

Y en cuanto a nuevas tendencias y nuevos desafíos en un mercado ultra competitivo; “hay mucho trabajo, analizar el mercado y ver las tendencias y también para donde se mueven los hábitos de consumo porque las modas van cambiando y además de tener siempre los vinos clásicos podemos tener otros tipos de vino, con menor gradación alcohólica y también los vinos desalcoholizados, entonces bueno hay un gran auge para los hábitos de consumo, van cambiando y con esto va cambiando también el consumo”, explica Kohn.

Y refuerza, Rodas: “creo que las nuevas tendencias en vinos y bebidas espirituosas reflejan la creatividad y la innovación de los productores en todo el mundo. La exploración de cepas menos conocidas, los métodos de vinificación alternativos y las propuestas de maridaje más arriesgadas son la búsqueda incansable de todos actores del mundo de las bebidas y la gastronomía. Sin embargo, considero que es muy  importante mantener un equilibrio entre la tradición, la innovación y más que nada  la identidad del terroir en cada copa que servimos”.


1 visualización0 comentarios

Σχόλια


bottom of page